Alamut
Qazvin

Alamut

El enigmático castillo de Alamut (Castillo de Hasan Sabbah) está ubicado entre las montañas al borde occidental de la cordillera de Alborz, en un valle cerca de Qazvín en el sur del mar Caspio. En el pasado, parte de estas montañas formaba el distrito de Deylán donde sigue siendo hostil. Esta área, ubicada entre la meseta central de Irán y el mar Caspio, constituye una barrera natural formidable. En el lado norte, las laderas están densamente arboladas y hay animales salvajes como jabalí, oso e incluso algunas especies como el tigre del Caspio, que está al borde de la extinción.

La historia del castillo de Alamut está estrechamente ligada a la de Hasan Sabbah (1034-1124) y, por lo tanto, será útil saber sobre su ideología y doctrina religiosa ya que era el líder de la secta de los Nazaríes. El poder de los Nazaríes, llamados también hashshashín, cuya fama está en deuda con su estrategia de asesinatos selectivos contra dirigentes políticos y militares, llegó a su apogeo durante la dinastía Fatimí. Hasan Sabbah nació en Qom en el seno de una familia chií duodecimana y recibió educación religiosa desde pequeño. A los diecisiete años, se convirtió al ismailismo, una sub-secta del islam chií, la cual acepta al Imán Ismail en vez de su hermano Mayor Musa ibn Yafar como sucesor del sexto imán, es decir, Yafar as Sádiq. Este misionero ismailí tuvo un conocimiento vasto en la doctrina ismailí y en sus viajes buscaba nuevos adeptos a la fe ismailí y atraía a gente por su piedad. Él se comportaba con la gente de la misma manera independientemente de la jerarquía y se ganaba la vida mediante distintas vocaciones.

Él como misionero ismailí y propagandista de esta fe ganó mucha fama sobre todo en el noroeste de Irán. Nizam al-Mulk, con el que Hasan Sabbah entabló amistad, mandó perseguirlo con el fin de impedir la proliferación de su ideología revolucionaria, pero fue asesinado por un seguidor de la fe. En 1090, consiguió tomar el Castillo de Alamut como la sede del ismailismo. A pesar de la invasión de los turcos selyúcidas y su escaso número, los ismailíes no perdieron su independencia en el castillo en las montañas de Daylán durante 166 años. Por haber vivido en poblaciones hostiles, a menudo los ismailíes fueron víctimas de masacres en los homicidios políticos, los que se denominaban “crímenes sagrados”. Debido a la característica esotérica de estos asesinatos y la obediencia ciega a su líder, los selyúcidas les llamaban hashshashín (los que consumen hachís), derivando de la palabra asesinos.

La biblioteca, arrasada en el ataque de los mongoles, y instalaciones astronómicas de Alamut tenían mucha fama. El castillo cuenta con dos partes: fuerte superior y fuerte inferior. Con la muerte de Hasan Sabbah en 1124, los selyúcidas tomaron el control del castillo.

Valle de Alamut

Algunas de las atracciones turísticas más misteriosas de Irán se encuentran en los valles de Alamut y Shahrud. Las magníficas laderas de Alborz tienen inspiraciones espectaculares que encarnan los bellos paisajes de Suiza, la Patagonia, las regiones centrales de Australia y las altas mesetas de Siria. Contemplar estos extravagantes valles resulta más atractivo cuando se sabe que la belleza natural de esta región tiene un aroma misterioso y antiguo.

Si le apasionan las montañas, el senderismo, la antropología, los paisajes históricos y la fascinante cultura de Oriente Medio, SITO Travel le ayudará a organizar su viaje a Irán. Póngase en contacto con nosotros porque nuestra experiencia nace y se desarrolla en el campo.

 

Rate this post

Comentarios

Deja una respuesta